20 de diciembre de 2009

LOS PERROS ROMÁNTICOS

En aquel tiempo yo tenía veinte años
y estaba loco.
Había perdido un país
pero había ganado un sueño.
Y si tenía ese sueño
lo demás no importaba.
Ni trabajar ni rezar
ni estudiar en la madrugada
junto a los perros románticos.
Y el sueño vivía en el vacío de mi espíritu.
Una habitación de madera,
en penumbras,
en uno de los pulmones del trópico.
Y a veces me volvía dentro de mí
y visitaba ese sueño: estatua eternizada
en pensamientos líquidos,
un gusano blanco retorciéndose
en el amor.
Un amor desbocado.
Un sueño dentro de otro sueño.
Y la pesadilla me decía: crecerás.
Dejarás atrás las imágenes del dolor y del laberinto
y olvidarás.
Pero en aquel tiempo crecer hubiera sido un crimen.
Estoy aquí, dije, con los perros románticos
y aquí me voy a quedar.

Roberto Bolaño en Los perros románticos (Acantilado, 2006)

3 comentarios:

THE BICHA`S RUNNER dijo...

Hace tiempo yo tenia 28, escribe bien Bolaño, mirate una mujer en berlin, anonimo, anagrama . cortito y real, que joe que te recomienden libros (por lo menos a mi) tengo listas fijas y poco tiempo, el libro de una mujer en berlin fue el resultado de perderme en la biblioteca y encontrar la salida con ese ejemplar en la mano.

anaïsea dijo...

Es buenísimo, Bolaño. Conozco Una mujer en Berlín, aunque aún no lo he leído. Creo que también lo edita Quinteto, en bolsillo. Le echaré un ojo en cuanto acabe los exámenes.

Ahora estoy leyendo Los detectives salvajes, también de Bolaño. Qué grande es este hombre, cuánto me gusta. Es espectacular.

Un saludo!

mono magnético azul dijo...

lo sabía