8 de noviembre de 2009

LA PETULANCIA



Tengo dormida en el regazo una bolita brillante de pelo negriblanco, que respira al mismo compás que yo. Pero cierto desasosiego me impide disfrutar plenamente de la ternura que despierta en mí mi Benito querido, mi gatún adorado. Tenía que escribir, así que me he levantado de la cama. Mañana trabajo de mañana (sí, trabajo el domingo. También), pero estaba harta de dar vueltas. Y ahora no hace demasiado frío. En fin, que me he levantado para hablar de un tema. De la petulancia.

La petulancia es, sin duda, un vicio desagradable y extendidísimo. Reconozco que estoy aquejada de dicho mal. El mero empleo de la palabra "petulancia" en lugar de "soberbia" o "prepotencia" lo indica. Estamos en una sociedad donde lo petulante prima.

A ver. Estos días en clase hemos estado dando vueltas y vueltas al tema del canon. Que si existe un canon en la literatura, que en qué consiste. Que qué obras constituyen el canon. Esas cosas. De forma muy superficial, diré que el canon es el conjunto de obras universales que componen la Literatura (así, con mayúscula), el tipo de libros que la sociedad o los académicos o el tiempo hacen prevalecer: las obras universales que pasarán a la historia, vamos. Hay quien dice que lo del canon es un timo y una imposición del hombre occidental, heterosexual y blanco. Hay quien dice que el canon murió y que ahora lo que hay son intereses comerciales (editoriales) y márketing. Querría apuntar un par de notas de lo que creo yo ahora, en los inicios de mi formación (o sea, cuál es mi opinión sin adulterar):

Desde mi punto de vista de librera, diría que hay tres cánones: el puramente comercial, el comercial-cultural y el clásico; y al menos cinco tipos de lectores: el ingenuo, el normal, el cultureta, el petulante y el culto.

Toda editorial busca beneficio, eso está claro. Pero hay editoriales que buscan SÓLO el beneficio (el ejemplo que a todos se nos ocurre, imagino, es Planeta), mientras que otras buscan conseguir ese beneficio económico consolidando su prestigio cultural como, yo diría, Acantilado. La diferencia es notable. No digo que todo lo editado por Planeta sea de ínfima calidad (no lo sé) o que Acantilado sólo publique joyas, pero sí es cierto que para la primera la calidad de la obra no es primordial. La literatura a la que este modo de funcionar da lugar es la que yo llamo "puramente comercial". No tiene afán artístico alguno.

Luego está el comercial-cultural. La mayor parte de las editoriales entran dentro de este campo. Combinan la apuesta por autores conocidos con otros que no lo son tanto: con los primeros se cubren las espaldas (sacan varios títulos nuevos por campaña que serán venta segura, como por ejemplo Mendoza en Seix Barral o Saramago o Pérez Reverte en Alfaguara) y con los otros van abriendo mercado y explorando posibilidades. Hay libros muy buenos, otros son más facilones: prosa amable, lectura para todos los públicos, moraleja y final triste con rayito de esperanza... Salamandra es muy de este estilo: tiene sus grandes (Nemirovsky, Marai) y sus populares (Hosseini).

Y por último el clásico: son las editoriales de siempre que se dedican a editar y reeditar los clásicos: grupo Anaya tiene Cátedra y las colecciones de Alianza; grupo Planeta tiene Espasa Calpe (Austral); también están Alba, Mondadori... y otros más cutrillos como Edaf.

Los lectores ingenuos leen del primero y del segundo tipo de libros. Los normales, de los tres tipos. Los culturetas, de los dos últimos. Los petulantes, o bien sólo del último, o bien sólo cosas escogidísimas del segundo. Los cultos, yo creo, leen de todos los grupos. De hecho, creo que la gente más culta es la gente más normal.

La diferencia entre los culturetas y los petulantes es que los primeros son un poco repelentes y los segundos decididamente estúpidos. Los petulantes son un subgrupo de los culturetas. Mejor dicho, una desviación. Un petulante es un cultureta subidito. Un petulante es un cultureta que ha de ser más cultureta que todos los culturetas, y para ello ha de despreciarlos. Más o menos, creo que eso viene a ser.

Un ejemplo claro, sería, yo creo, que un cultureta lee a Bukowski; un petulante lee a Houellebecq y desprecia a Bukowski, a pesar de que el mes anterior perdía el culo por Bukowski. Yo creo que he pasado al estadio siguiente (petulante cultureta gafapasta? Dejémoslo en insoportable) y he llegado a la conclusión de que todas las novelas de Bukowski son iguales entre sí, novelas escritas para ser polémicas que consisten en una sucesión de escenas de sexo totalmente intercambiables; y las de Houellebecq, lo mismo: hombre solitario del siglo xxi reflexiona sobre su tiempo, practica sexo, sigue reflexionando y llega a la conclusión de que es cínico. Me aburro.

No. Reflexionándolo mejor, creo que lo que diferencia a un cultureta de un petulante no es lo que lee, sino su actitud ante lo que lee. Al cultureta le gusta hablar de lo que lee, y todo le parece lo más nuevo y lo más radical y lo más impresionante. El petulante se caracteriza por su absoluto desprecio hacia la mayor parte de la literatura, por la certeza de que algún día escribirá algo mejor que todo lo que ha leído, y por su imposibilidad de reconocer que no sabe todo.

Todos tenemos cierto grado de petulancia, ya lo digo. No estoy atacando a nadie en concreto, por si acaso en algún momento lo ha parecido. En todo caso, me estoy atacando a mí misma. Pero sí es verdad que soy librera y a diario tengo que aguantar a auténticos borregos. Siempre he dicho que me parece mucho más digna de interés una persona que sólo lea a Ken Follet y Dan Brown pero que se deja aconsejar y que reconoce que lee para disfrutar un rato, que esas personas que coleccionan títulos molones para recitar e impresionar a la gente, y que se creen que saben más que tú. Siempre.

He pasado tres años trabajando en una biblioteca, y otros tres en librería. He estudiado Filología Hispánica y ahora estoy estudiando Literatura Comparada. Soy lo que comúnmente se dice una lectora empedernida. Creo que sé bastante de libros. Y precisamente porque sé de libros sé lo vastísimo y absolutamente inabarcable que es este campo que amo que es la Literatura.

Las personas que creen que saben todo de algo, a mi entender, es porque no saben lo suficiente de nada.

He dicho.



Foto tomada de Google Images.
Y de paso os recomiendo la canción Sánchez Tragón de Mortadelia (pinchad aquí), que viene muy a cuento.

12 comentarios:

· Alba · dijo...

DIOS, QUÉ BUENA, Anaïs!
Petulante, cultureta, ¿qué seré, qué seré?
Más insoportable y menos culta que tú, seguro; pero las dos somos buenas lectoras, eso que no lo niegue nadie.

Vaaale, un pelín borreguilla también soy, culpable xD
Pero no compro libros para lucir la estantería, no me aprendo frases ni pasajes para impresionar, me dejo aconsejar y no me importa sentarme en el suelo de la librería/calle/cafetería a escuchar a quienes saben...

Vivamos nosotras, vivan los buenos lectores y viva ese HE DICHO matador ;)

Kimbertrancanut dijo...

Anaïs: Bueno tu comentario literario...aunque te dejaste los premios que están pactados, los amiguismos, la corrupción en el mundo de las letras, igual que en todos los mundos etc etc...en cuanto a Bukowski lo leí en los años 70's y es lectura generacional de la época de la Beat Generation junto a Kerouac, si bien te diré que conozco mucha gente y joven que los lee hoy...fue un gran cambio en la escritura americana después de la 2ª guerra mundial...Besos y abrazos para ti
----
Por cierto si te agregas en seguidores me será mucho más fácil encontrarte, pues intento seguir unos cuantos blogs y no recuerdo los títulos...lógicamente es opcional...gracias

Oscar dijo...

Buenísima entrada, ahí a matar, jeje.

Yo creo que sin dudarlo demasiado soy un lector ingenuo. Pero ingenuo, ingenuo (por cierto, hasta he tenido que mirar en la RAE si ingenuo lleva tilde o no XD).

O sea, he leído El Código Da Vinci, Ágeles y Demonios casi que preferí ver la peli, tuve mi época en la que devoraba todo lo de Stephen King, y lo más importante NO RENIEGO DE ELLA :-D, he leído todo lo que cayó en mis manos de temática vampírica (incluida Anne Rice), he leído clásicos, no porque sean clásicos y "hay que leerlos" sino porque a priori parecían entretenidos (y luego resultó que lo eran!), he leído tratados estéticos de gente tan estirada como Stravinsky o Schoenberg, y soy un friki redomado que devora (varias veces) todo lo de Lovecraft, Poe, y Robert Erwin Howard sin importar lo bien o mal considerados que estén.

Es más, soy tan "simple" que ni siquiera recuerdo la mayoría de los autores de los libros que he leído (condición imprescindible para fardar de entendido, jeje).

Pero aún así... me seguirás hablando igual, ¿verdad?... ¿verdad?... ¿hola?... ¿hay alguien ahí?

XDDD

anaïsea dijo...

Alba (Albiña querida): de borrega no tienes un pelo, y sabes apreciar un buen libro y defender lo que te gusta. Tienes criterio propio, eres capaz de leer sin prejuicios cualquier obra y tienes un catálogo infinito de libros leídos (y reseñados). A mi entender eres una lectora normal-culta (ya he dicho que para mí las personas normales y las cultas son intercambiables). La cultura está para disfrutar de ella, no para cosificarla y utilizarla para fardar. Tú tratas lo que lees con exquisito respeto, das una opinión verdadera, clara, sincera y, sobre todo, propia. Soy tu fan. He dicho. XD

anaïsea dijo...

Kimbertrancanut (¿lo he puesto bien?): sé que mi entrada está incompleta, y que es una visión bastante superficial de un tema complejo; simplemente, me apetecía hacer un par de comentarios de este tema. Sé que a Bukowski se le encuadra dentro de beatnik, y que es el padre del realismo sucio, y yo lo leí profusamente cuando me enteré de su existencia. Pero pasado el primer fervor, creo que sus novelas son todas parecidas (salvo Pulp) y que de su poesía son salvables cuatro poemas contados (A solas con todo el mundo, Pájaro Azul y demás). Creo que tiene más valor como artífice de un cambio que como literato, no sé si me explico. Fante o Céline me parecen escritores mucho mejores, mucho más ricos y mucho más interesantes, pero mi generación lee a Bukowski porque es más polémico, y porque parece que nadie se dé cuenta de que el sexo en la literatura no es cosa de nuestros días, que antes había jarchas, y el Libro de Buen Amor e incluso la Biblia. Pero vamos, que no me meto tanto con Bukowski sino con la actitud de quienes lo idolatran. Eso es lo que me cansa. Un abrazo muy grande. Ya sigo tu blog.

anaïsea dijo...

Óscar: te digo lo mismo que a Alba. Con el catálogo de muestra que me dices, te encuadraría dentro de los lectores cultos-normales, no ingenuos. En absoluto. Hay que leer para disfrutar, no para molar millones. La gente que lee clásicos porque hay que leerlos merece la pira. (Estoy un poco guerrera últimamente, ¿no?).
Te hablaré hasta que te sangren los oídos, MUAJAJAJA.

bLuEs dijo...

No las había pensado de esa manera pero son unas clasificaciones bastante lógicas (y divertidas)

Saludos

Egoitz T. E dijo...

Cada vez que te da por clasificar algo... explota tu genialidad. Sí, sí. Así es. Nada que objetar a lo que has escrito. Me ha recordado a aquello de las mil maneras de ligar... muy buena. Una besazo wapa.

cherryinjection dijo...

Anaïsea, estoy preocupada, ¿qué clase de lectora soy yo? Oh noes, he leído libros como estos apestosos de True Blood, pero también libros cultos, maldita almagama de literatura cutre. Estoy sufriendo. Pero sé que tienes que dorarme los oídos porque vas a dormir en mi casa, in my bed baby, y por eso no puedes permitirte llamarme pedante mwaha-ha-ha-ha


(???)

Espérote, mi bella pella.

THE BICHA`S RUNNER dijo...

Lo que no me gusta de catedra esque tienes tambien que adivinar en la portada (luego te enteras) en la traduccion (edicion) si el tio o tia que lo ha traducido es cultureta o petulante o gilipollas directamente y que un gilipollas te traduzca un clasico da pena(en tu escala)si tengo que elegir me gustaria ser ingenuo.Mas o menos tambien se de que pie cojean algunas de las editoriales, me voy tambien tenemos que ver la historia de las editoriales, el otro dia escuchando a Mañas en politicas decia que seix barral empezo siendo independiente.Te digo que me ha gustado tu articulo, que no te coman el coco en la universidad, tu sabes mas(jo te acabo de colocar)(es broma) un jodido beso virtual.

Aaron dijo...

Este texto, Anaïs, es soberbio. Sobre todo a partir del punto en el que hablas de culturetas y petulantes. Magistral. Algún día me veré en la obligación de plagiar alguna de estas frases... para poder seguir siendo el petulante de siempre, jaja!

No, en serio, me ha gustado, canalla.

Anónimo dijo...

Por no hablar del grave defecto de archivar y clasificar a la gente como si fuesen libros...