25 de agosto de 2009

NO SE PUEDE PEDIR MÁS

La magia de Cohen y la de García Lorca. Sólo faltaba que fuera una versión de Amanecer en Conney Island. Menos mal que no lo es. Me moriría de gusto, literalmente. Pataploc. Adiós Anaïs. Con esta versión del Pequeño Vals Vienés, entro en un dulce trance. Espero que lo disfrutéis igual.

2 comentarios:

THE BICHA`S RUNNER dijo...

Ok que no se puede perdir mas.
Existe un toque de rock y flamenco(+Cohen y Lorca) en el Omega de Lagartija Nick y Morente. (haciendo patria chica).

anaïsea dijo...

Echaré un ojo. A mí esta versión es que me vuelve loca, la verdad.