13 de agosto de 2009

ES TRISTE PERO ES ASÍ






El saber no ocupa lugar. La sabiduría no tiene precio. Lo dicen hasta en el Conde de Montecristo: pueden quitarte la libertad, pero el conocimiento... eso es otra cosa. Podría consolarme con eso, claro. Pero, la verdad, no consuela. No consuela porque sí que tengo bastante conocimiento. De hecho, oficialmente, ya tengo conocimiento suficiente para ser filóloga y, de hecho, una bastante aceptable. Sí, pero no puedo ejercer (si es que la Filología se ejerce). No puedo ejercer, no, porque carezco de título.

No sé cómo convalidar esos malditos siete créditos antes de septiembre. Y sé menos aún cómo voy a pagarlos. En dos plazos, me dicen. En dos plazos. Setecientos setenta euros en dos plazos. Si eso no fuera mi sueldo bruto mensual, sería fácil de llevar a cabo (afortunados mileuristas, ya quisiera yo ser una nueva pobre). Si no estuviera aún pagando el préstamo por la anterior matrícula sería incluso posible. Y esto por no meterme a hablar del título. Porque no sólo tengo que pagar los créditos: también hay que pagar el título. Ese papelito que cuesta doscientos euros más.

Duele más porque es a tocateja y todo de mi agujereado bolsillo. Pero no me olvido de que, además de mi matrícula, estoy pagando la de todas esas personas de la universidad pública que ni siquiera van a clase ni aprovechan sus convocatorias porque, "total, la matrícula cuesta una miseria". Con el 16% que los amables chupópteros de Hacienda mangonean de mis setecientos setenta brutos mensuales. Mira qué gracia. A la vez, a mi espalda, el peso de la opípara vida universitaria de niños de papá que van de niños de papá y de niños de papá que van de no soy un niño de papá. Niñatos todos, en fin. Que os aproveche.

Pero vamos, las cosas como son: es triste. Es triste porque ahora mismo, la verdad, no me sirve de nada saber reconocer las benditas figuras retóricas de Spang en un texto literario o saber datar un texto medieval y explicar la evolución de su sintaxis hasta nuestros días. No me sirve de nada porque no tengo un papel que rece que sé hacerlo. Porque los números cantan y todas son canciones fúnebres. Me quedo, como mínimo, un año más sin título. Da igual cuánto sepa. Da igual cuánto me esfuerce o cuánto me pluriemplee (ahora mismo estoy con tres empleos simultáneos, queridos míos). El triste hecho es que si yo no puedo ejercer es porque no llego ni a mileurista, no porque sepa menos que otras personas que están ejerciendo. Eso es lo triste. Y, pareceré una amargada, pero es que me da rabia. Porque, aunque esté mal que lo diga yo, y aunque no tenga título ni un sueldo digno, valgo bastante. En serio.

3 comentarios:

cherryinjection dijo...

Creo que yo tampoco tengo título por lo pronto. Creo que tampoco tengo trabajo (ni decente ni no decente) por lo pronto.

Pero por lo pronto sí hemos de apañar nuestra vida para japonés (o al alternativa cutre) y helado y charlas existenciales.

Eres un crack de amor (?)

Oscar dijo...

Joder, eso es frustrante. Pero bueno, yo creo que es bastante consuelo pensar que es únicamente cuestión de tiempo.

Quiero decir: cuando tengas la pasta, te sacas el título. Ya está. Peor sería que tuvieras la pasta y fueras incapaz de obtener el título, eso sí que sería sentirse impotente.

Te cuento el caso de mi novia, por ejemplo, estudia historia del arte, y un profesor suyo jefe de departamento le dijo, textualmente, y con pocas asignaturas para terminar: "mientras yo esté aquí, tú no apruebas la carrera".

En fin, resulta que ese profesor murió, y de repente ha empezado a aprobar asignaturas, pero si no... ¿eh?

Ánimo y a seguir ahí al pie del cañón (aunque no lo puedas disparar todavía XD)

Kimbertrancanut dijo...

Amiga, seguro que como ser humano vales mucho...aunque no te hayas pagado el título.
Me cautivó tu perfíl y pareces una chica sincera, inteligente e interesante. Te agregué a mis noches de letras...allí la moneda no existe, los buenos sentimientos se regalan. Bien niña, otro rato hablamos de Doña Utopía...nos leemos. Un abrazo desde Barcelona (aunque podría ser Sevilla o Nueva York)