14 de mayo de 2009

HOMENAJE


Mañana es el día de la Radio en la Universidad, y a las 20.30 he de leer mi nuevo texto. Os lo adjunto, a ver qué os parece.



Bienvenidos a La Biblioteca. Hoy es un día especial y por eso quería hacer un programa, eso, especial. Quería homenajear a todos esos autores consagrados, clásicos, a los que admiro con veneración. Pero me he visto con un problema gordo: por un lado, no sabía a cuál escoger, y por otro, la verdad es que cinco minutos dan para muy poco homenaje. Por eso, lo que se me ha ocurrido es lo siguiente.


He hecho un relato formado por títulos de algunos de esos autores. El texto no tiene demasiado sentido, la verdad, así que he decidido premiar al que me escuche. Al primer valiente que no huya despavorido, y que sea capaz de decirme cuántos títulos he insertado en el texto, le regalaré un libro. En serio. Y dicho esto, allá voy.

El pasado NOVIEMBRE, EN LA ARDIENTE OSCURIDAD de LA TABERNA que hay junto al JARDÍN DE LOS CEREZOS, UN ESTUDIANTE DE SALAMANCA amigo mío me contó aquella historia. CONFIESO QUE HE VIVIDO MIL Y UNA NOCHES sin quitarme de la cabeza el TORMENTO que oí en la voz de mi amigo.

Éste había sido antaño un DON JUAN, que había elegido la VÍA REVOLUCIONARIA. Era un rebelde y, a veces, un desaprensivo. Rodeado de AMISTADES PELIGROSAS, MISERABLES orgullosos de sí mismos pese a LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL SER los HIJOS DE LA MEDIANOCHE, en aquellos tiempos cometió atrocidades y forzó a más de una DAMA BOBA a abandonar prematuramente LA EDAD DE LA INOCENCIA.

Sin embargo, mi amigo sabía que el suyo no era un MUNDO FELIZ, sino meros PARAÍSOS ARTIFICIALES. En sus libaciones de LAS FLORES DEL MAL halló relevante una de sus ILUMINACIONES: se dio cuenta de que llevaba vividos CIEN AÑOS DE SOLEDAD, de SOLEDADES. A partir de entonces, pasaba LAS HORAS penando, anhelando ese PARAÍSO PERDIDO en LA ESPUMA DE LOS DÍAS de sus correrías. Se sentía MARINERO EN TIERRA, EXTRANJERO en los CAMPOS DE CASTILLA, mecidos por los cariñosos VIENTOS DEL PUEBLO. En su VIAJE AL FIN DE LA NOCHE había topado finalmente con EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS: el suyo propio, que era un CORAZÓN DELATOR como pocos.

Pasó aquella TEMPORADA EN EL INFIERNO entre LA CARRETERA y LA TABERNA. Las LUCES DE BOHEMIA ya no le agradaban. Escribía largas CARTAS A LOU, la menor de sus TRES HERMANAS, que vivían en una TIERRA BALDÍA, YERMA, AL SUR DE LA FRONTERA, AL OESTE DEL SOL. Pero no encontraba consuelo ni al imaginarla jugando con su CASA DE MUÑECAS. LA BUSCA de una vida mejor era una HISTORIA INTERMINABLE y, a sus ojos, quienes podrían por cierto escribir un ENSAYO SOBRE LA CEGUERA, era una búsqueda inútil.

Pero tras un TIEMPO DE SILENCIO, LA VIDA SALIÓ AL ENCUENTRO. UNOS OJOS AZULES se clavaron en su herida. Era UNA MUJER DIFÍCIL. CUANDO ELLA ERA BUENA, la vida de mi amigo se convertía en EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO. Pero ella estallaba a veces como si DE REPENTE EN LO PROFUNDO DEL BOSQUE explotara LA GUERRA DEL FIN DEL MUNDO hiriendo a la humanidad con un RAYO que NO CESA. Dejaba el corazón de mi amigo como un LLANO EN LLAMAS. Fueron tiempos de GUERRA Y PAZ, de CUMBRES BORRASCOSAS y EDUCACIÓN SENTIMENTAL. Pero, sobre todo, de METAMORFOSIS. No he visto mayor TRANSFORMACIÓN que la que experimentó mi amigo. Pasó de ser UN ENEMIGO DEL PUEBLO a ser casi UN BUEN PARTIDO.

Pero un día ella se fue y se desmoronó LA MONTAÑA MÁGICA de sus ilusiones. Mi amigo volvió a su INFIERNO. Buscaba a su amada en vano, esperándola apostado en las calles como un GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO.

Por fin, un día,, le llegó la CARTA DE UNA DESCONOCIDA. Era UNA LETRA FEMENINA AZUL PÁLIDO que pertenecía, claro, a aquella MUJER DIFÍCIL que, con sus aires de GATA SOBRE EL TEJADO DE ZINC CALIENTE, lo había encandilado. 

Creo que mi amigo ha salido del TÚNEL. Ya no pasa los RESTOS DEL DÍA como alma en pena. Pero no me confío. LA IMPACIENCIA DEL CORAZÓN nos lleva a veces a dar crédito a FICCIONES engañosas. Mi plan es acompañarlo, con SENTIDO Y SENSIBILIDAD, en sus vicisitudes. Porque la suya es una historia de pasiones, pero sobre todo de AMOR Y AMISTAD. Y yo siempre seré su amiga.



Y esto es todo. Eso sí, una cosa quiero aclarar. La referencia a UNOS OJOS AZULES homenajea, por supuesto, a Thomas Hardy. Lo digo por si a algún despistado se le ha ocurrido pensar que podía referirme a la última novela de Pérez-Reverte. No seamos ilusos, por favor. Yo a ese señor no lo homenajearía nunca. Yo sólo homenajeo a quien se lo merece. 

Anaïs Egea para 98.3 Radio.




3 comentarios:

EngendroSocial dijo...

Personalmente creo que Pérez-Reverte se merece un trato mejor, al menos humano. Y escribe mejor que algunos de los profesores que le han tocado a un estudiante de Salamanca que intentaba ser crápula en su pasado, incluso mejor que aquel que escribe esto (sí, habla de Él mismo en tercera persona, como Julio Cesar, que es tan buen estratega como Pérez-Reverte o el autor de este comentario).

anaïsea dijo...

Pero es que ese profesor del petulante Estudiante de Salamanca es psicólogo, no escritor, y Pérez-Reverte de escritor se las da, y lo único que es capaz de ensartar son palabras malsonantes.

EngendroSocial dijo...

No es la palabra la que suena mal, sino los ojos que la leen. Murakami (Ryu) sí que ensarta, en el sentido lato, palabras. La grandeza de España se puede ver en sus libros, cuando fue un Imperio, y si da asco, es porque los imperios dan asco. Y Freud escribe más alemanamente que Reverte, y la gente dice que es bueno.