6 de mayo de 2009

DISTANCIA

(Poemilla publicado en el excelso Ajolote)

Por la mañana te enseño mi alma.

Por la noche te oculto mis dudas.


Todo es complicado.

Un laberinto de telas de araña plateadas,

monstruos de ojos cenagosos

que te atrapan con su olor afrutado.

Déjame escapar si no vas a salvarme

o a matarme del todo.


Reconozco que muchas veces soy yo

quien construye estas mentiras.

Pero tienes que entenderme.

Vivo huyendo.

Guardo algo.

No sé qué, pero algo guardo.

Y está encerrado dentro de seis océanos de llanto.


Soy un pozo impresionante.

Nunca notarás mis pequeñas traiciones diarias.


Tan sólo quiero destruir a quienes quiero:

no depender de nada,

no depender de nadie.

Ser inalcanzable e irrompible.


No se me ocurre otra manera.

Si no estoy hecha para el mundo

tendré que sortear el sufrimiento.

Pequeñas fintas a la luz de la luna,

pequeños juegos de pies para sortear el otoño.


Siempre nos queda la luz.

La promesa de otra primavera

que se acerca.


Pero la oscuridad siempre vuelve,

y dura muchos meses en Pamplona.

No hay comentarios: